1.  Fundamentalmente, un Zapper debe poder regularse en pequeños incrementos de 0,1 a 16 voltios.
  2. El dispositivo debe integrar todo el espectro de frecuencias definido por Rife y Clark.
  3. Las frecuencias deben ser estables y solo generar un pequeño “cosquilleo” (vibración).
  4. Debe comprobar que el Zapper genere una onda cuadrada de offset positivo.
  5. ¡El dispositivo no puede integrar, bajo ningún concepto, bobinas de inducción!
  6. Hay muchas aplicaciones que permiten conectarnos con nuestro centro energético y emiten descargas por pulsos para aliviarnos. Quizá se deba al hecho de vivir en una época que nos somete a una carga continua, por lo que no conviene descartar esta posibilidad.
  7. La doctora Clark elaboró listas con los rangos de frecuencia de frecuencias para una gran cantidad de cargas y pueden utilizarse para conseguir un efecto adecuado mediante la función wobble (ligera vibración).
  8. Para llegar a rangos de frecuencias más profundos, éstas deben modularse.

(extraído de la obra de Alan E. Baklayan, “Curación suave con vibraciones armónicas… elimine de una vez todas sus dolencias”, páginas 136-137)