Descarga por pulsos

Para disfrutar de una salud equilibrada son necesarios dos elementos:

Un dispositivo Diamond Shield y descargas regulares controladas.


¿Qué conexión existe entre estos dos principios?

A lo largo de la superficie corporal existe una delicada red de meridianos, que transporta la energía vital, el Qi. Cada uno de estos meridianos representa la energía y es un circuito funcional de un órgano y transporta y regula todas las cargas del órgano asignado a cada uno de dichos meridianos. Esta red es la que alimenta a todas las partes y elimina aquello que sobra. De esta manera, si aplicamos todos los días a los meridianos el IMPULSO adecuado mediante vibraciones propias de los meridianos y, al mismo tiempo, los DESCARGAMOS, estaremos reforzando el escudo protector y eliminando prácticamente todos los contaminantes perjudiciales.

¿Dónde van exactamente los residuos eliminados (cargas)?
Van hacia donde todas las descargas de la naturaleza:Conexión a tierra con el Zapper

¡A LA TIERRA!

Tan solo tenemos que estimular todos los meridianos con su propia frecuencia,
por lo que dejamos que el programa Diamond Shield se encargue de ello:

  • De esta forma se disuelven y transportan todas las cargas: pulsos
  • y al estar conectados a tierra, podemos eliminar estas cargas: descarga

Después de ello, todos los meridianos pueden retomar sus función energética y armónica, al ser estimulados por las frecuencias del programa de Diamond Shield.

AMPLIACIÓN DE LA APLICACIÓN DE DESCARGAS POR PULSOS:

Resulta muy sensato aplicar esta práctica función a otros ámbitos:

Conexión a tierra mediante zapeoConexión a tierra

La emergencia de determinadas tendencias y modas no es algo extraordinario en naturopatía, ya que en este ámbito el espíritu de la época también repercute en las preferencias por un tratamiento. La mayoría de estos fenómenos desaparecen una vez que superan el punto álgido. Sin embargo, existen algunas excepciones, entre las que se incluye el descubrimiento del sorprendente tema de la conexión a tierra, aunque más bien se trata de un redescubrimiento, ya que no cabe duda de que todos nos hemos topado alguna vez con aplicaciones terapéuticas en este ámbito, sobre todo la acción de “caminar descalzos por el césped” en el marco del método Kneipp.

Es sobretodo en nuestra vida cotidiana, en la que el uso de electricidad se ha convertido en algo tan evidente, donde hemos obviado un hecho importante que solo entenderemos si recordamos lo siguiente: cuando caminamos sobre suelos aislados o con calzado de suela de plástico, se produce una acumulación continua de electricidad estática, que (y aquí está el problema) prácticamente no se descarga o no puede ser descargada. Además, el uso cada vez mayor de aparatos eléctricos, así como el funcionamiento de dispositivos en modo de espera, significa que siempre nos movemos por un campo de tensión eléctrica. Este campo de tensión (corriente alterna) se puede medir y en algunos espacios alcanza los 7,5 voltios (el valor biológico aceptado es de 0,1 voltios).

Además, existe una carga estática. En un recinto, esta carga aumenta 200 voltios cada metro. Por ejemplo, en un piso de cuatro metros, estamos expuestos a una tensión de 4 x 200 = 800 voltios. Las personas que, por ejemplo, viven en el tercer piso de un inmueble están expuestas a una carga estática de 3 x 800 = 2400 voltios. ¡Día y noche!

Cuando hablamos de electrodos debemos diferenciar entre electrodos positivos y negativos. Los primeros están clasificados como “malos”, porque, al igual que los radicales libres, son perjudiciales para nuestro organismo y, por ello deben ser neutralizados mediante agentes quelantes de radicales libres. Por el contrario, los electrodos negativos son los “buenos” y nuestro organismo los necesita.

Estas ideas fundamentales deben bastar para entender el tema de forma genérica.

Los hallazgos de experimentos sobre la conexión a tierra sugieren el siguiente fenómeno sorprendente: tras cada aplicación del Zapper y la posterior conexión a tierra del paciente, los valores mejoraron a una velocidad sin precedentes. Fueron principalmente los pacientes con una mayor carga los que reaccionaron particularmente bien a la conexión a tierra. Otra de las consecuencias de ello, fue que estos pacientes se mostraron más abiertos a la terapia con frecuencias eléctricas.

Básicamente, las personas se pueden comparar a recipientes, que están llenas hasta el borde con tensión eléctrica debido al flujo de información actual. La condición indispensable para poder asimilar información nueva es que se produzca una descarga de la información antigua. Durante la adición de información ha quedado claro que es mejor si la descarga se produce al mismo tiempo que la carga con electrones negativos “buenos”.

Por consiguiente, el usuario del Zapper debe estar conectado a tierra y, sobre todo, permanecer en dicho estado durante un tiempo una vez finalizado el programa. Cuando la información, es decir, el PULSO se aplica a la persona, no es necesario realizar la conexión a tierra.

De esta forma comienza el tratamiento de descarga por pulsos, IE, por sus siglas en alemán. Nota: ya existe una patente registrada. Gracias a ello el dispositivo Diamond Shield Zapper IE es único y exclusivo en el mercado.

Es un aparato verdaderamente fácil de usar. El paciente necesita únicamente el cable de conexión a tierra suministrado, que debe conectar a una toma convencional. (Las clavijas de cerámica del enchufe no son conductoras, solo sirven para que encaje en la toma de forma segura. El contacto solo se realiza con la conexión a tierra de la toma. Tenga en cuenta que primero deberá comprobar si la toma tiene conexión a tierra.)

  • Procedimiento de conexión a tierra del dispositivo Diamond Shield Zapper

    Tan solo tiene que conectar el cable de toma de tierra al dispositivo Diamond Shield Zapper y el enchufe especial de conexión a tierra en la toma de corriente. En el extranjero deberá conseguir un enchufe adaptador correspondiente.
    Atención: se trata de un conector de plástico que solo tiene contacto con la toma de tierra, lo que significa que no está conectado a la red eléctrica. Compruebe si la toma de corriente está conectada a tierra (con la ayuda de un electricista o usando un probador de tomas), de lo contrario se perderá una parte del efecto.